Según algunos cálculos, la cantante neoyorquina generaría una pérdida de 94,5 millones de dólares a raíz de la cancelación de su gira "The Born This Way Ball".