La cantante barbadiense Rihanna ganó una demanda judicial en Londres contra la multinacional de tiendas de ropa Topshop por haber comercializado sin su permiso camisetas con su imagen, dando a entender que contaban con su visto bueno.