"Siempre quise ser rubia cuando era joven, como Barbie y Pamela Anderson, pero estropearía mi pelo. Me parecía exótico porque toda mi familia tiene el pelo oscuro. Si lo hubiera hecho, me hubiera puesto rubia platino", confesó.