Ricky Martin está decidido a dejar atrás su sentido desengaño amoroso y a centrarse en su particular búsqueda de la felicidad.