El rockero aseguró que el problema de dicción que lo aqueja de ninguna manera lo alejará de la música