El astro boricua se ha refugiado en su mansión de la playa, lejos del público que lo admira o lo critica, de los fans, pero sin poder evitar los potentes lentes de los paparazzi, que lo captan en cada minucioso movimiento de su vida privada.