Esperanza ha trabajado durante 10 años en la residencia de los Johnson, y él decidió que era momento de mostrarle su afecto y reconocimiento por tantos años de trabajo y lealtad.