Allegados a la cantante pop aseguraron que la joven no se trató por una adicción, sino porque tuvo una recaída en sus hábitos de vida poco sanos debido a la breve pero intensa influencia de Bieber.