Hace unos años atrás era inconcebible pensar que dos personas del mismo sexo pudiesen casarse legalmente