En un paseo inesperado, que fue recibido con entusiasmo por los presentes, el segundo en la línea de sucesión al trono de Inglaterra dijo que su única preocupación sobre el enlace es no equivocarse durante la ceremonia. “Todo lo que tengo que hacer es decir bien mis frases”, afirmó.