El niño de tres meses hizo su segunda aparición ante la prensa antes del bautizo, cuando las cámaras de televisión pudieron filmarlo sostenido en brazos por su padre, el príncipe Guillermo, ante la puerta de la Capilla real del palacio de Saint James.