La Princesa de Gales dejó a sus dos hijos 25 millones de euros. Cada uno los recibe cuando llega a la edad estipulada, primero fueron 25, pero a la muerte de la madre se amplió a la treintena