Miley Cyrus está encantada con su cuerpo y eso se nota en su forma de vestir. Más delgada y tonificada la cantante ha reducido su ropa tanto, que deja poquísimo a la imaginación dejando al aire su retaguardia