La galardonada actriz Jennifer Lawrence confesó que tiene problemas para utilizar tacones y que estar parada en un escenario o alfombra roja no la hacen del todo feliz.