Tatuado de azul oscuro de la cabeza a los pies a la manera de los maoríes, el pintor y compositor checo Vladimir Franz, de 53 años, es tal vez el candidato más singular de la elección presidencial en su país.