Su marido, Mark Darcy, ha muerto y Bridget tiene 51 años, está obsesionada por el peso, las arrugas y Twitter, y sale con un "jovencito" de 30 años al que conoció en internet, de acuerdo con los extractos de la novela publicados hoy.