El aullido de los lobos está lejos de ser una expresión salvaje y tenebrosa, y se trataría más bien de una muestra de afecto hacia los miembros de la manada, de acuerdo a lo que sugiere una reciente investigación.