Demi Lovato entró en rehabilitación el pasado mes de octubre, donde recibió tratamiento para la depresión y el desorden alimenticio, tras el altercado con el bailarín Alex Welch