La gala, presentada por Tina Fey y Amy Poehler por segundo año consecutivo, incrementó su audiencia en un 6 por ciento respecto a 2013, cuando fue seguida por 19,7 millones de espectadores.