Las producciones colombianas “Yo soy Betty, la fea” y “Pedro el escamoso”, protagonizadas por Ana María Orozco y Miguel Varoni respectivamente, tuvieron gran éxito no solo en su país de origen, sino alrededor del planeta.

Con repeticiones y diversas adaptaciones, dieron la vuelta al mundo logrando altas cifras de ráting. Aún hoy generan interés a pesar de haberse estrenado hace más de 15 años. Como las historias cautivaron a la audiencia, se decidió hacer una secuela para cada novela; sin embargo, estas no lograron convencer al público.

ECOMODA
Así se llamó la segunda parte de “Yo soy Betty, la fea” que narraba la vida de casada de Betty (Ana María Orozco) y don Armando (Jorge Enrique Abello). Después de dos años de matrimonio y con la llegada de su primera hija, muchas cosas cambiaron para ambos.

También se vio el regreso de Mario Calderón (Ricardo Vélez) y la tensión que se vivía con la fusión de Ecomoda y la empresa Fashion Group. Si comparamos con la novela original, no hubo tanta tensión ni humor. La audiencia colombiana no respondió tan positivamente como a la original.

Sin embargo, los fanáticos de Estados Unidos sí la calificaron como buena convirtiéndose en su principal soporte. Otro punto que no le jugó a favor fue que la ficción solo contaba con 35 capítulos, en comparación de los 335 de “Yo soyBetty, la fea”.

En “Ecomoda” no aparecieron Marcela (Natalia Ramírez) ni Patricia (Lorna Cepeda), antagonistas de la telenovela original, quienes simplemente dejaron la empresa.

COMO PEDRO POR SU CASA
Después de que “Pedro el escamoso” consiguiera gran éxito en el 2003, los productores tenían pensado realizar un spin-off que durara tres temporadas y 20 episodios. En cada uno, Pedro (Miguel Varoni) tendría un negocio y se enamoraría de una chica.

Si bien contó con la participación de los artistas originales como doña Nidia (Alina Lozano), Pastor Gaitán (Alvaro Bayona) y René (Fernando Solórzano); llegó Ana de la Reguera, actriz mexicana, que se convirtió en un amor de Pedro Coral.

A pesar de ello, muchos televidentes no pudieron asimilar que Paula Dávila (Sandra Reyes), el amor eterno del protagonista, lo dejara en la calle, despechado y sin dinero. Un final añadido tan triste que hace revisar toda la historia que lo llevó a la cima.

El único éxito que tuvo “Como Pedro por su casa” fue que llegó a Estados Unidos y el actor pudo consolidar su carrera allí.

rpp noticias