Desde su encierro en el Penal de Santa Mónica y a través de una carta, la folclorista Abencia Meza rompió su silencio respecto a las acusaciones de maltrato de su expareja Zundy Culquimboz, quien además estaría vendiendo una propiedad que Meza Luna asegura es suya.

Sobre la casa, yo la adquirí con mucho esfuerzo y la razón principal fue porque al salir de prisión, la primera vez, deseaba iniciar una vida distinta, con una persona que parecía buena, deseaba darle la tranquilidad que nunca tuvo, pues ella no tenía ninguna propiedad en Perú, como tampoco lo tuvo en Argentina. Ahora dice que era una empresaria exitosa, pero no tuvo ni siquiera un departamento a su nombre, cuando vivía allá. Lo único que tenía eran deudas con el estado argentino“, escribió.

Asimismo, Abencia sostuvo que puso sus propiedades a nombre de Culquimboz en un “acto de ceguera” y que todo su dinero lo despilfarraba en fiestas y reuniones sociales.

(…) siempre la defendí, durante los meses que vino a visitarme al penal, siempre la estuve manteniendo, yo desde acá, conseguía como sea para darle dinero para su sustento, pero eso no era suficiente para ella y siempre me pedía más (…). Aun así seguí confiando en ella y no se me ocurrió pedirle que cambie la casa a nombre de mi familia, porque jamás imaginé que ella sería capaz de adueñarse de mis cosas. Se aprovechó del temor que tenía por el proceso legal que atravesaba“, agregó.

Asimismo, Abencia Meza no tuvo reparos en poner en duda la versión de haber sido maltratada de su expareja y le increpó que muestra las pruebas. También indicó que la dejó porque iba a verla al Penal en esta de ebriedad.

Ahora derramas lágrimas de cocodrilo y dices que yo te maltrataba, que te golpeaba, entonces porqué aguantaste tanto tiempo a mi lado, porque ni bien entré al penal no te fuiste huyendo del infierno, que según tú dices, vivías a mi lado. No inventes cosas, yo te dejé porque parabas divirtiéndote de local en locañ y venías a la puerta del penal embriagada”, sentenció en la extensa carta.