A 3 años de la muerte de la polémica cantante Amy Winehouse, su música y su legado sigue presente en el barrio londinense de Camden Town, donde vivía la intérprete británica.

 El 23 de julio de 2011 fue encontrado sin vida el cuerpo de ‘La Diva del soul’ en su domicilio de Camden Town, una noticia que causó una gran conmoción en el mundo musical, pues apenas tenía 27 años.

 La autopsia realizada a la solista reveló finalmente un abuso etílico por parte de la cantante, ya que su cuerpo contenía grandes cantidades de alcohol.

Es su familia más cercana la que trata cada día de mantener presente el legado de Amy, ya que su padre, Mitch Winehouse, creó la Fundación Amy Winehouse que ayuda a jóvenes con problemas de drogadicción como los que su hija padecía.

 Por su parte, su madre Janis Winehouse ha escrito ‘Loving Amy: A mother story’ (Querer a Amy: La historia de una madre), un libro con contenido inédito en el que Janis comparte su visión de cómo Amy llegó al estrellato, la manera de afrontar sus adicciones y su muerte prematura. Esta publicación saldrá a la venta el próximo 11 de septiembre