En contraste con su sencillez como persona y estilo desenfadado de vestir, la producción musical y visual de su Tour Sex and Love fue apantallante, llena de luces multicolores y juego de imágenes proyectadas en la pantalla gigante que abarcó todo el escenario.