Cinco años después de que el cotizado actor peruano Christian Meier entablara una demanda de prorrateo de alimentos a su exesposa Marisol Aguirre, para compartir la manutención de sus tres hijos en común, la justicia le dio la razón al protagonista de la telenovela La Malquerida de Televisa.

2 MIL SOLES. La jueza Graciela Cuadrado Arismendi, del Segundo Juzgado de Paz de Chorrillos, sentenció, en primera instancia, el último 24 de junio, que la actriz Marisol Aguirre deberá abonar S/.2 mil mensuales para la manutención de sus hijos y el incremento de las gratificaciones del personal de servicio en los meses de julio y diciembre.

“No lo tomamos como un triunfo, sino que se ha hecho justicia. Esto empezó en diciembre del 2009, demoró un año para hacer el trámite porque hubo posiciones públicas de la defensa de la señora (Aguirre) que manosearon el pedido. Nunca se dijo que la cifra era la tercera parte o la mitad de la pensión. Se manoseó el tema diciendo que Christian no quería pagar la pensión. La justicia le ha dado plenamente la razón; la jueza, en consideración que son dos personas mediáticas, ha hecho un análisis puntual, detallado”, dijo el letrado.

APELACIÓN. Lengua Balbi indicó que la defensa de la actriz tiene plazo hasta este viernes para notificar si apelará la sentencia.”Ya se conoce que el hijo mayor (Stéfano) está con Christian. Él ha asumido su educación superior y vivienda (en Los Ángeles). La madre debe reconocer esa actitud y no seguir una acción judicial”, señaló.

SEGURO DE SALUD. Precisó que “no tiene razón de ser” que Meier siga pagándole el seguro de salud a Aguirre, pues ella puede asumir el costo con sus ingresos.

“Ella actúa en la televisión, en el teatro, tiene una economía que administra sin problemas. No es una persona a quien se le puede pagar centavos, tiene su cotización. Ella puede trabajar”, comentó.

CONFRONTACIÓN. El abogado también acotó que podría darse un careo entre los exesposos. “Yo le recomiendo que siga la vida en paz. Ella está bien y los hijos también. No puede decir que los hijos están abandonados a su suerte o necesitan apoyo sicológico. Su padre se ocupa de ellos, los cobija. La mujer tiene los medios, ya se ha conocido que puede rehacer su vida personal; no puede seguir confrontándose con el padre de sus hijos”, finalizó Lengua Balbi.