Miley Cyrus provoca haciendo una felación a un muñeco hinchable¿Dónde está su límite? ¿Hasta dónde llegará la provocación? Miley Cyrus parece superarse día tras día, sesión tras sesión, en su trabajo por enterrar de una vez por todas al personaje que la sacó del anonimate, Hannah Montana.

Un concierto de Miley Cyrus es una auténtica bomba de relojería. A las cualidades de sus cuerdas vocales, la artista estadounidense ha unido una volátil personalidad y una tremenda proyección sexual que ha colmado las páginas de medio mundo por su escándalo desmedido. La ha vuelto a liar y esta vez con un muñeco.

La última de Miley Cyrus ha dejado con la boca abierta incluso a aquellos acostumbrados a los desvaríos de la popular cantante, que suma polémica tras polémica en los últimos meses y cuya carrera musical comienza a desvanecerse entre tanta actividad hipersexualizada y fuera de toda medida.

Imaginen un muñeco hinchable y una artista que desea como pocas enterrar un personaje de la infancia que la convirtió en un guiñapo sin sangre a los ojos de medio mundo. LA protagonista de la historia es además una de las grandes estrellas de la música en todo el planeta, una Miley Cyrus que desea con toda su alma enterrar de una vez por todas su pasado por la factoría Disney y el personaje de Hannah Montana con la que se hizo un nombre.

Ella sabe como conquistar a los suyos y como volver locos a multitud de espectadores de todo el planeta. Si quería recuperar su sitio en las portadas, no hay duda que su actuación en Londres lo ha conseguido. La última de Miley Cyrus devuelve a la ex Hannah Montana al candil por su actitud sobreactuada e hipersexualizada, una de las cosas que más han criticado desde los medios de comunicación en los últimos dos años.

Miley Cyrus vuelve a hacer de las suyas. Dicen que es una chica de oro, que todo lo que toca lo convierte en dinero. La cantante ha pasado de la sutil y leve actriz que encandiló a millones de personas en Disney Channel a convertirse en un icono de la transgresión que llena estadios de fútbol y que provoca miles de noticias en todo el planeta con las imágenes de sus videoclips. Si quería dejar atrás a la ínclita Hannah Montana, a fe que lo está consiguiendo.

Para ello no olvida utilizar todos los registros que tiene a mano. Desde el escándalo de la simulación sexual hasta desnudos en los que muestra el espectacular cuerpo que la ha convertido en uno de los grandes sex simbols del planeta. No obstante, pese a la etiqueta agresiva que se le ha colgado, todavía es su voz la mayor de las armas que posee Miley Cyrus, una potente herramienta con la que ha conseguido colar grandes temas en las listas.

Miley Cyrus ha vuelto fuerte a provocar el escándalo tras su breve estancia en el hospital. Plenamente recuperada tras sufrir una reacción alérgica la cantante ha regresado al escenario con más ganas de dar que hablar que nunca.

Miley Cyrus parecía que lo había dado todo en sus recitales pero vuelve a sorprender con su actitud incluso a sus propios fans. Y es que la ex Hannah Montana parece no conocer límites en su afán por ser la más polémica.

La vocalista lleva ya tres años alejada de la imagen dulce de estrella Disney de sus comienzos, pero su escalada de episodios de desenfreno no tiene fin. Primero fue famoso su baile sensual en los MTV, el twerking; después fumar marihuana tras recoger un premio y ahora un espectáculo subido de tono con un par de muñecos hinchables.

Miley Cyrus no teme a las críticas y ya ha dejado claro en alguna declaración que para ella es mejor que hablen de ti, aunque sea mal. Su última ocurrencia durante su Bangerz Tour ha sido protagonizar con varios muñecos de sexo masculino escenas sexuales explícitas. Varios de sus fans han compartido las imágenes preguntándose ¿hasta dónde llegará Miley? ¿ha llegado ya demasiado lejos?