A 4 meses del fallecimiento de Karla Álvarez, a los 41 años, a causa de asfixia, en su departamento del DF, muchas han sido las situaciones que se destaparon.

Primero nos enteramos de la mala relación que llevaba con sus papás, don Carlos Álvarez y Mercedes Báez, y además, se descubrió que en 2012 se casó en secreto con el italiano Antonio D’Agostino, con quien sufrió maltratos y de quien se divorció en agosto pasado.

Ahora, una amiga cercana a ellos nos confiesa que la familia y el ex, pelean por quedarse con la herencia, y aunque los padres ya se apoderaron de los bienes, y D’Agostino interpuso una demanda para anular su divorcio y exigir lo que, según él, le corresponde, antes de morir, la actriz nombró como único heredero a su sobrino Carlos, de 16 años (hijo de su hermana Palmira), con quien siempre tuvo una relación cercana. Nuestra fuente nos explicó los detalles:

 -¿Qué ha pasado con la muerte de Karla?

“Pleitos tanto entre su familia, como con su ex esposo, Antonio D’Agostino, por los bienes de la actriz, pues todos quieren quedárselos”.

 -¿D’Agostino qué está peleando?

“El 17 de diciembre, a un mes de su muerte, él interpuso una demanda amparándose para cancelar la sentencia de divorcio”.

 -¿Karla dejó alguna herencia?

“Así es, 2 cuentas bancarias, además de su departamento en la colonia San Jerónimo, el cual es un penthouse de 3 niveles con 2 lugares de estacionamiento; su coche (Mercedes Benz 2010) y una camioneta Lincoln del mismo año. Pero el testamento lo dejó a nombre de su sobrino Carlos, de 16 años, hijo de su hermana Palmira”.