Con la cabeza ligeramente inclinada y esbozando una sonrisa, 16 años después de su trágica muerte, la princesa Diana, una de las mujeres más famosas del mundo.