Facebook

El servicio de pago, que ya funcionaba en EE UU y que hará su incursión en Gran Bretaña, España y una treintena de países más, baraja distintos precios según la popularidad del destinatario de los mensajes. Así, ponerse en contacto con el nadador olímpico Tom Daley puede suponer a un usuario británico 11 libras (casi 13 euros), mientras que la cifra en ese país puede reducirse hasta 71 centavos (83 céntimos) si se escribe a la novia del príncipe Enrique, Cressida Bonas, aún con poca repercusión mediática, según resume The Guardian.

En España, un e-mail a alguien que no es célebre pero que no figura en nuestro círculo de amigos nos costará 81 céntimos, y tratar de contactar con un escritor famoso puede ascender a 11 euros.

La empresa calculará el valor de la fama de distintos personajes según un algoritmoMientras, Facebook insiste en que aún se trata de una experiencia piloto y no sabe si terminará instalándolo en toda la Red.

“Ha sido probado en un porcentaje pequeño de usuarios”, ha señalado un portavoz de la empresa, “todo depende de la respuesta de los consumidores. Y los precios fijados no son definitivos”, ha añadido, antes de recordar la dificultad de valorar la fama de distintos personajes en los distintos países con el fin de poner el precio adecuado a los mensajes que se les escriban.

Para cuantificar la popularidad, la firma ha preparado un algoritmo que tiene en cuenta, por ejemplo, el número de seguidores que tiene alguien en las redes sociales.

Con el nuevo sistema, los destinatarios célebres reciben el mensaje del remitente directamente en su buzón de correo entrante, mientras que si quien les escribe no ha pagado, el correo se depositará en la carpeta de ‘Otros’, la cual es consultada con mucha menos frecuencia que la primera.

Las intentonas anteriores de Facebook por cobrar por algunos de sus servicios, como por ponerse en contacto con el fundador de la red social, Mark Zuckerberg, a cambio de 100 dólares, siempre han sido muy polémicas. Se espera, por lo tanto, que esta nueva medida no sea la excepción.