La galardonada actriz Jennifer Lawrence confesó que tiene problemas para utilizar tacones y que estar parada en un escenario o alfombra roja no la hacen del todo feliz.

“Cuando tengo que usar tacones, me siento como un ogro gigante. No puedo caminar y me duelen los pies, es incómodo. De por sí ya soy muy alta y si tengo que usar tacones, todos se preguntan si soy jugadora de baloncesto”, indicó a la revista Fabolous, en la que se luce en la portada.

Agregó que “el escenario no es un lugar donde me sienta cómoda. Rodando (una película) es donde me siento bien, en ese momento, soy realmente feliz. Cuando me ponen en una alfombra roja o en el escenario, me convierto en un perrito chihuahua”.

Lawrence también contó que gracias a sus padres, mantiene los pies en la tierra pues ellos no permitirían que la fama la haga creerse más que otras personas.

“Mis padres no me dejarían nunca convertirme en una diva. Me siento muy afortunada, no tengo tiempo para ponerme arrogante”, precisó.