El informe afirma que cambiar una copa de vino por media pinta de cerveza podría ahorrarnos 40 calorías.