A pesar de las recomendaciones que la cadena estadounidense CBS de que las mujeres debían de llevar vestidos más recatados y tapados en la gala de los Grammy, la cantante y actriz Miley Cyrus causó revuelo con el vestido que lució en la alfombra roja.

“Demasiado escote” aseguraron los organizadores de los premios, para describir el vestido de la cantante, según nota de Europa Press. Durante la noche, el vestido se le movió en varias ocasiones a Miley descubriendo parte del pecho.

Otra que dejó atónito al público fue Jennifer López, quien lució un vestido de Versace que subió la temperatura de los allí presentes. Sin prejuicios la cantante se enfundó en un vestido negro con una larga abertura en la parte derecha que dejaba ver toda su pierna.

El mensaje iba destinado a artistas como Rihanna, Katy Perry o Beyoncé que siempre que pueden aprovechan para mostrar sus cuerpazos en la alfombra rojas, pero en esta ocasión han sido otras a quién les han llamado la atención.

Fuente / terra