La “Princesa del pop”, Britney Spears, cumple hoy 31 años, y después de una vida llena de altibajos, la estrella sin duda tiene mucho que celebrar.

Se mantuvo vigente todo el 2012 gracias a su participación como jueza en el reality de talentos, The X Factor.

 Firmó un contrato de 15 millones de dólares esta temporada, recibe tratamiento especial durante los programas y es la más popular, gracias a sus ácidos comentarios hacía los concursantes.

 Aunque no ha lanzado un nuevo disco, la estrella del pop se encargó de mantenerse en los rankings musicales con su último sencillo “Scream and Shout”, que si bien le pertenece al rapero will.i.am, ella le roba el show.

 Los negocios además siguen prosperando para ella. Es una de las celebridades con más demanda en el rubro de los perfumes, e incluso lanzó “Fantasy Twist”, un aroma que ha seducido a sus fanáticos.

 En el amor, Britney mantiene viva su relación con su prometido Jason Trawick, quien le propuso matrimonio hace un año. Tal parece que su tercera boda se realizará este 2013.

 Pero no todo fue felicidad. Spears tuvo que enfrentar este año un problema legal que despertó el interés de medios sensacionalistas.

Su exmanager, Sam Lufti le entabló un juicio por difamación, donde se revelaron secretos de la cantante como que supuestamente era adicta a las anfetaminas y que su colapso nervioso fue provocado por la ruptura con el cantante Justin Timberlake.