La competencia se puso seria. El reality de Gisela Valcárcel, “Operación triunfo”, se jugó una de sus mejores cartas en lo que va de esta temporada: La presencia de la ex-Miss Perú Mundo 2013, Melissa Paredes.

Paredes renunció a la corona luego que se hicieran públicas imágenes suyas en el concurso Miss Colita Ventanilla y una sesión fotográfica –que asegura fue privada-, donde se lució al mismo estilo de una chica de Playboy.

Lejos de evitar más polémica, la joven modelo apareció en el set de la Señito vestida con una diminuta minifalda, un escote revelador y un simpático par de orejas de peluche de conejo, con su respectiva cola.

Frente a Gisela, Paredes reiteró que renunció al título de Miss Perú por su tranquilidad y la de su familia; sin embargo, agregó el siguiente detalle: “En el contrato (del concurso) dice que es por videos pornográficos, pero no por fotos”.

Ante la respuesta, la rubia no dudó en tomar parte: “Cuando uno hace un concurso o un programa debe saber las reglas. Si se hace el Miss Perú, se tiene un equipo preparado que investiga. ¿Por qué dejaron que Melissa llegara a candidatear, coronarla como Miss Perú, para luego decir que no se podía? No parece muy justo”, indicó.

“¿No habrá sido que tú eras de Ventanilla?”, insistió Valcárcel, lo cual fue eludido por Melissa con un “no lo sé”, antes de mandar un beso a sus vecinos.

Melissa Paredes continuó su participación en “Operación triunfo” bailando y cantando “El conejito”, junto a las alumnas que integran la academia del reality. ¿Fue una provocación? Júzguelo usted mismo.

RPP