Anoche llegó Luis Miguel a hospedarse en el Hotel del Mar en la noche previa a su presentación en Viña 2012 y, desde ya, el ídolo mexicano tiene revolucionado el mencionado recinto.

En éste, el artista tiene ocupado por completo el piso 7, el cual, simplemente, está inhabilitado para el resto de los pasajeros.

Por ejemplo, el ascensor tiene bloqueado el piso 7, es decir, no para ahí, a pesar de que el hotel cuenta con ocho pisos. Además, como el recinto de alojamiento es redondo y para que nadie pueda ver lo que se hace en el piso 7, ni desde arriba ni abajo, se decidió forrar el piso con telas gigantes.

Por otra parte, la noche de este martes 21 de febrero, Luis Miguel tenía reservas en un restaurant (Portofino) y la discotheque del casino (Ovo), pero no llegó a ninguno de los dos lados. Lo que sí se rumorea es que algunas mujeres habrían estado compartiendo con él y su equipo en el hotel.

Además, Chilevisión ya le habría pasado tubos de oxígeno que habría solicitado el llamado “Sol de México”, mientras que uno de sus guardaespaldas más importantes tuvo un problema, debido a que por su altura y peso tuvieron que conseguirle una cama especial en el hotel del Mar. La razón: no quedaba bien en las clásicas camas.