No solo las pifias a la local Miss Brasil Priscila Machado vienen sazonando los días previos a la final del Miss Universo 2011. El certamen, caracterizado no solo por la incontrastable belleza de sus concursantes sino también por lo acartonado y plástico de varias de sus actividades, ahora ha visto en la Miss Colombia, Catalina Robayo, un nuevo punto de escándalo.

Los oficiales y jueces del concurso, que se realiza en Sao Paulo, se vieron escandalizados cuando se difundió una imagen de la concursante colombiana (22), en uno de los eventos oficiales del concurso esta semana, y sin prendas íntimas.

La foto, tomada de casualidad, le valió una reprimenda a Robayo de la organización del concurso: “Se le dijo que necesitaba usar ropa interior pues lo que estaba haciendo era inapropiado”, dijo una fuente a Fox News.

Asimismo, se ha informado sobre otra llamada de atención, esta vez a la australiana de 21 años Scherri-Lee Biggs, a quien se le dijo que su vestido de noche satinado es ofensivamente “translúcido” y su bikini demasiado sexy.