Demi Lovato  entró en rehabilitación el pasado mes de octubre, donde recibió tratamiento para la depresión y el desorden alimenticio, tras el altercado con el bailarín Alex Welch. La cantante admite que había estado “fuera de sí” varios meses antes.

“Estuve fuera de mí todo el verano. Tenía la peor actitud que pueda existir. Me sentí como si me hubiera traicionado. Eso es tocar fondo. Cuando le das un puñetazo a alguien en un avión te das cuenta de que ya es suficiente. Justo después le envié un mensaje a mi madre y le dije: ‘Lo siento'”, declaró la cantante sobre el comentado incidente con la bailarina Alex Welch.

Muchos medios argumentaron que los problemas de Lovato provenían de su depresión por haber roto con Joe Jonas, no obstante, la joven actriz dice que eso no tuvo que ver. “No habría caído en esto por un chico. Había muchas otras cosas en mi vida”, contó a la revista americana Elle.

También habló acerca del abuso que sufrió en el colegio, admitiendo que la llamaban “gorda” pero no podía entender por qué era motivo de burla. “Esas chicas nunca me dieron una explicación de por qué se metían conmigo. Una de las cosas que me llamaban era ‘gorda’. A esa edad piensas: ‘Así que no tengo amigos porque estoy gorda'”.

La cantante, además, ha realizado una sofisticada sesión de fotos para la revista en la que luce mucho más madura y atractiva.