De manera sorpresiva y portando en sus manos dos bolsas llenas de merchandising, el actor Charlie Sheen irrumpió en el programa del comediante Jimmy Kimmel, para robarle un beso en la boca.

El exprotagonista de ‘Two and a half men’ ingresó al set de televisión lanzando improperios al público, mientras estos respondían con aplausos.

Cuando el comediante le preguntó a Sheen cómo estaba, este respondió “tus labios están muy húmedos”.

Acto después, Sheen lanzó al público polos de su nueva colección propia y regaló merchandising a Cuban y Kimmel.