La modelo paraguaya Larissa Riquelme tiene motivos de sobre para celebrar a lo grande el fin del 2010 ya que pudo conseguir la fama y la popularidad que le había sido esquiva por tanto tiempo.

Riquelme saltó a la fama durante el pasado Mundial de Fútbol en Sudáfrica por ser una de las hinchas más sexys del mundo y cautivó a la gente por el lugar tan especial en donde guardaba su celular su busto.

“Esto se siente como un orgasmo, soy querida en todo el mundo y esto lo logré gracias a mucho trabajo y contacto con la gente”, declaró la llamada “Novia del Mundial” al diario El Popular.