Robert Pattinson y Kristen Stewart se encuentran en pleno rodaje de la última parte de la saga Crepúsculo y ha pensado que una fiesta de Halloween sería el modo perfecto de tomarse un descanso el fin de semana y volver con las pilas puestas al set de rodaje.

Además de no reparar en gastos, Robert Pattinson ha covencido al equipo que se encarga del vestuario en Crepúsculo para que les
confeccione unos trajes para la fiesta. Y parece ser que el suyo será el del mismísimo Conde Drácula.

Seguro que la fiesta no termina hasta el Amanecer…
Informe21