Millones de fans se quedarán con las ganas de ver las últimas aventuras del mago más famoso del mundo con efectos 3D. Los estudios Warner Bros. anunciaron que debido a problemas técnicos la primera parte de la última película de la serie, “Harry Potter y las Reliquias de la Muerte”, que se estrenará a finales de este año, se realizará en el clásico formato de 2D.

Según el comunicado de la empresa, hasta noviembre, fecha del estreno, no habría tiempo para realizar una versión en 3D con la calidad deseada.

Esta entrega del séptimo libro de la saga Potter ha sido dividida en dos partes: la primera se estrenará en noviembre, mientras que la segunda, probablemente en 3D, llegará en julio del 2011.