Lindsay Lohan no da señales de querer cambiar. Esta vez la prensa estadounidense informó que la actriz fue capturada mientras intentaba escapar del Betty Ford Center en Rancho Mirage, California, donde está internada para rehabilitarse de las drogas.

“Lindsay y una persona más fueron detenidas por un voluntario de la clínica que las encontró pero luego ambas regresaron al establecimiento para integrarse a una reunión que se estaba realizando”, dijo una fuente del centro de rehabilitación a RadarOnline.

Al parecer la actriz y también cantante se encuentra en un punto crítico de la rehabilitación a la cocaína a la que sus médicos le han encontrado gran dependencia.

A fines de mes Lohan tendrá que comparecer en un nuevo juicio por no pasar dos exámenes antidrogas que la podría llevar a la cárcel por más de seis meses.

GENERACCION