Fueron alrededor de 4 horas de música negra, merenge y salsa. La potente voz de Marc Anthony, la energía de Olga Tañón y el sabor de Eva Ayllón hicieron vibrar al variopinto público, más de 35 mil personas.